Este blog solo funcniona como archivo. El nuevo blog se encuentra en yonderliesit.org/aztlan.

20 de noviembre de 2005

un día como hoy

Recuerdo muy bien dos impresiones.

Una, el ver la cúpula y lo primero que se me vino a mente: el por qué la han dejado llenar de tizne urbano. Se ve a leguas que es de cobre, la hermosura sería impresionante si alguien, cualquiera, un amor, se preocupará por limpiar la cúpula. Lo mio Tijuana me ganó, lo mio gabacho, traidor en mi, quizó ser el pocho que es. Caminé el estrecho entre la vía rápida y el monumento art déco.

Alberto Chimal y su explicación del Monumento a Álvaro Obregón, Delegación Coyoacán, parque la Bombilla, comes to mind. Mientrás Chimal descifraba los simbolos que la escultura tiene (y la historia que nos quería vender a nuestros oidos) yo sugería una conexión NAZI al monumento ese. Chimal hablaba, que el brazo de Álvaro Obregón esto u lo otro y mirabamos, los hombres, Luis Fey, Chimal y mua (Rax y Mergruen se entretenían en otras cosas, como admirar una carpa, a la cual nuestros ojos masculinos prosiguieron admirar también). Sí, recuerdo también que nos resbalamos, unos más sin querer que otros, como yo, entre las columnas de un monumento cuyas sombras de la memoria no solo cubren sino también, las sombras de aquella noche, se hacía tarde. Time to go home. Mis pensamientos en la misteriosa A.

Aún recuerdo las palabras de Chimal, o su noise, ese tiene más memoria que mi harddrive de 160 GB. Yo sólo recuerdo lo que hay en blogger, esto.

Dos, a un lado del monumento a la Revolución hay un edificio que se dedicaba a las apuestas de galgos.

El monumento a la Revolución es inmenso, y a mi me tocó verlo con una imagen de Colosio a un lado, a qué se debió no sé, pero no fue eso lo que me impresionó, lo que me impresionó fue ver algo sencillo, que se hace en el DF hasta en Tijuana, morros de secundaria, practicando sus beats en sus tambores, en sus uniformes, yeah, eso fue, eso fue el toque que le dio pauta a la memoria de hoy. Además, el fuego que debía estar prendido para siempre, estaba apagado, en una nación exportadora de pétroleo, el gas que prendía la llama de la Revolución, estaba extinguido.


Technorati Tags: , , ,