Este blog solo funcniona como archivo. El nuevo blog se encuentra en yonderliesit.org/aztlan.

18 de diciembre de 2007

mudanza

Nuevo link: Contemplaciones nórdicas de un tijuanense en Suecia



Bueno, como lo dicho, aquí nix.

Ahora estaré aún más underground que nunca.

My new house en caso de que quieran más de lo mismo, as usual of course.....

He aquí la nueva dire pa' los interesados:

Nuevo link: Contemplaciones nórdicas de un tijuanense en Suecia
Foto courtesy: Stairs to Nowhere

11 de diciembre de 2007

León Tolstói -traducción Isabel Vicente

Lo que es la perra puta vida. Y yo dándole de patadas a ella desde un presente cómo este.

Leo con gran interés Infancia, Adolescencia, Juventud de Tolstói, traducido por Isabel Vicente en plena Guerra Fría. El tomo proviene de Obras Clásicas de la Literatura Rusa bajo las auspicias de Ediciones en Lenguas Extranjeras de Moscú. Obras que oscilan desde la dictadura de Stalin hasta allá por los 60's cuando la cultura dejó de ser vehículo de propaganda de envergadura para la sociedad. Venga, si salen estas notas sobre cómo la cultura hasta corrumpió a unos premios Nobel de literatura, qué más saldrá adelante. Eso era creer en la envergadura de la literatura en nuestra sociedad. En fin, Isabel Vicente se llama el traductor quién a mí opinión ha logrado capturar una buena esencia de la literatura o por lo menos eso pienso ya que la lectura fluye sin menores percances como ocurriría en otras traducciones y eso es hablar bien de un traductor. Y es que es buen castellano lo que fluye en esta lectura y cuando digo castellano digo castellano de Castilla la Mancha. Algún lector mio por ahí ha de haber alzado la pestaña ante esto último leído pero sí, sé distinguir entre el español y el castellano. Sin embargo, pobre traductor, como buen cristiano, de seguro terminó sucumbido ante la cruda realidad de una labor que nada más no rindió frutos pues cayó en ese trampa del buen comunismo, y si algún día leo una biografía de un traductor, esa sería la de Isabel Vicente. Hasta la fecha no doy con una buena ficha de los datos de este personaje de la literatura rusa al español pero parece ser buen mozo o moza. Habrá que investigar más al respecto y consultar fuentes ineditas al respecto ya que promete mucho pues tal parece que el o la traductora se chuteó buenos tomos de la literatura rusa al castellano.

Acabo de terminar de leer Infancia, un capítulo que empecé en Tijuana allá por julio del corriente [no yo, sino del año pues] cuando andaba dándole vuelo a la hilacha como buen gringo en Tijuana. Mas retrocedamos un poquitín. El tomo lo recibí de mi único buen amigo de infancia, José Virgén, un tijuanense de buena ralea nacido en Mazatlán quién no le da vergüenza reconocer sus raíces y aún así llamarse tijuanense. Este tomo cruzó la frontera entre Tijuana y San Diego varias veces antes de emprender el vuelo a Suecia y una escala en el DF. Antes de eso no sé cómo terminó en Tijuana pero ahora está cerca, de nuevo, de las impresas que lo vieron nacer, quizá ahora esa imprenta ni exista ya. Lo malo del tomo es que no hay detalles de fechas e imprenta de él al respecto.







En fin, la traducción es una fiel copia de lo que quizá nuestro buen Tolstói quizó decirnos con su infancia. Aquí no hace falta subrayar las raíces mediaclaseras del autor ruso, jode, pertenecía a una clase alta y en su autobiografía que se considera como un tomo culto entre las grandes masas de los que se ufanan de ser cultos. El tomo en sí tiene valor histórico pero no mucho más que el documento que la esclava de Incidents In The Life Of A Slave Girl
por Harriet A. Jacobs nos demuestra allá por aquellas mismas decadas que Tolstói vivió, venga, el libro es culto porque ensalza los valores medioclaseros de las dizque buenas costumbres, esa eterna aspiración que algunos siempre desean retroceder o retornar al presente. La infancia de Tolstói se basa meramente en aludir a los buenos sentimientos de la gente que lo lee por estos siglos nuestros. Pero la verdad es que leer a Tolstói en este milenio es como leer a De Sade en los tiempos de Jesucristo, jode, o sea que no hay manera de chutearse el tomo sin tomar en consideración cómo es que los criados son tratados, quizá eso salve el tomo, después del todo, a lo mejor y Tolstói eso quizó, realzar la condición de los criados en los tiempos de los Romanov en una casa mediaclasera como la de él dizfrazándola como una narración de buenas costumbres clasemedieras llenas del espíritu santo y buenos ejemplos judeo-cristianos. Y es que los criados, a pesar de sus buenas intenciones no eran más que esclavos de las emociones de otros superiores a ellos, una especie de siervos esclavizados a un orden de predestinación que no les permitía salir de su circulo social debido a su condición social. Una condición peor que la feudal pues.

Hay que comentar que entre tanta letra de Castilla se escucha la voz de Tolstói. Me imagino mucho la óptica en que retrocede para comentar su infancia y ahí veo lo diestro que es Tolstói para manipularnos a creer en algo, o hacernos ver lo que él quiere que nosotros veamos, y ahí, como todo buen escritor, Tolstói merece todo mi respeto. Ahora vamos por Adolescencia.



, ,

10 de diciembre de 2007

The mood



I am done with Spanish. O sea, que este blog si a lo mucho publicará 5 ó 7 post al mes y eso es decir mucho, regreso al inglés, si para estar sólo merece un lenguaje ese es el inglés. En ese idioma me halló mejor en cuanto a soledades. Así que desde ahora anuncio que si de buscarme prueben inglés, ahí 'toy de ahora en adelante. Ya saben 'on picar puesn.

4 de diciembre de 2007

Punkindustriell hårdrockare med attityd



Acabo de leer un libro en sueco, hoy, de por cierto. Se titula Punkindustriell hårdrockare med attityd por Louise Halvardsson Författarhuset. Creo que una traducción es innecesaria. Me gustó bastante pues como el libro de Rivera Garza, es un libro que leí justo en la zona geográfica donde la trama se desarrolla, en el municipio en donde vivo y donde trabajo, N-, y para acabarla de joder, justo en el lugar donde trabajo, la preparatoria de B-.

No hay demasiados autores de N- que me llamen la atención, de hecho, uno de ellos escribe tan complicado que es una de las estrellas de las grandes ligas, Per Odensten; hay otro, pero es poeta, y como todos sabemos los poetas no saben demasiado de prosa que digamos y luego es inmigrante pues.

El libro en sí es un jugendromane lleno de ese angst adolescente y trata sobre lo que la juventud vivió antes de la explosión de la internet, teléfonos moviles, ipods, mp3's y la absorbación de la juventud por esos menesteres como el blog como hoy se vive en estos mundos primermundistas. Me parece que es importante mencionar esto ya que soy de la opinión de que es un parteaguas crucial para nuestra sociedad y eso que la línea del tiempo si apenas va a llegar a la década pues la cronología en que transcurren los hecho ocurrieron si apenas hace 9 años atrás. Como dije, a mí me gustó porque al leer el libro estuve recorriendo los mismos pasillos que la autora o los personajes del libro recorren. Aunque es menester puntualizar que la escuela sólo se menciona de nombre pero nunca se describe su aparencia más allá de la lata que da tener que cumplir con los deberes escolares. De hecho, uno bien puede decir que el libro narra un periodo de tres años que son los que se toman para terminar la preparatoria acá en este lado del charco.

No me cabe la menor duda de que se trata de una especie de normas y vigencias plenamente nórdicas. Entre el sexo, el alcohol y las desobedencias que caracterizan la problemática que componen el hilo de la narración del libro se puede apreciar una cierta moralidad hacia lo que es correcto o no lo es. Por ejemplo, acá la edad marca mucho las relaciones sexuales y tener cierta edad para hacer el amor tiene que ajustarse a las normas vigentes de la sociedad. Con esa pasión que los nórdicos tienen porque todo sea igual, al amor hay que tratarlo justo dentro de la misma edad que uno tiene, o a lo más dos o tres años mayores, lo demás es asqueroso.

A la misma vez, el libro es un documento vivo de lo que es vivir el primer mundo o segundo, que sé yo a cuál pertenezca Suecia, y las problemáticas sociales que ahí se manifiestan. La narradora del libro se queja de pequeñeces como qué cruel es la vida sin novio o cuánto pesa a pesar de que es vegetariana y si a lo mucho durante toda la narración se chingó una galletita que escupía tras mordida [quizá una pequeña alusión o indicación de problemas de anorexia] o cómo la narradora relata la problemática de una chica que se corta las venas sin que ésta última reaccioné más allá de saber lo que ocurre sin hacer el menor intento de hacer por que el incidente no reincida o ya por lo menos preguntarle a la chica por qué lo hace, al contrario, cortarse los brazos para sentir dolor es tan natural en la literatura ésta como beber alcohol todos los días sin que nadie diga pío.

El contenido del libro tiene también como hilo común el desquinté de la chica, [* nota: no sé como se diga hoy por día en Tijuana desquintar pero desquintar es cuando uno y en este caso particular, una chica pierde la virginidad.] Todo el libro parece querer relatar éste hecho desafortunado en que la chica nada más no tiene buen sexo por lo menos por toda la mitad del libro. No sabe qué hacer con la calentura que le aqueja y ni borracha se le antoja a nadie, pinches nórdicos que no saben expresar emociones. No es que no haya emociones en el libro, las hay, pero al estilo sueco, bajo el estupor etílico de Bacus. De hecho, la narradora logra llevarnos por la travesía de su primera vez guiándonos la palma de la mano por su cuerpo hasta que acaba con su martirio sexual. Al igual la felicidad está prácticamente ausente y aun en el clímax del texto no se discierne una mueca de alegría que deje su marca en el lector. La vida es una vil tragedia donde las calificaciones marcan el ritmo de la vida.

Otra cosa que me cayó en la madre y que me cae en la madre de estos nórdicos es su pasión por los ochentas, jode, ¿qué no podrán tener su propia moda estos? Los ochentas son mi moda y esta mujer de 25 hoy nombra y vive mi década que viví en carne propia, pensé que los ochentas se habían acabado hace mucho pero no, hay mención de todo los ochentas en cuanto a música concierne y otras nimiedades menores.

He visto a la autora deambular por los pasillos de la escuela en donde trabajo y nada más no logro animarme a hablarle. ¿De qué le hablaría? pero es curioso tener el libro en mente, ver a la autora y simplemente pasar por su lado como si uno no supiere quién es la autora. Veo que sostiene conversaciones con sus antiguos profesores y conociendo a los suecos me pregunto si está consciente de toda la crítica que esta generando hacia su persona y toda envidia que se está cocinando a sus espaldas. No es fácil contestar, pero ha sido interesante leer el libro desde el centro geográfico del libro, de haber leído el libro por otro lado aparte de N- no creo que haya sido tan divertido.


, ,

27 de noviembre de 2007

Justo lo que lo que faltaba

Según algunos medios de noticias de California, Tijuana es el mejor lugar del mundo para ser arrestado si es que eres un gringo.

Tijuana es pues la mejor ciudad para terminar, como decíamos en mis tiempos, en la Ocho.

Come on vacation, hope for probation

Where, outside his or her home country and Iraq, is an American likely to get into the most trouble?

If getting arrested is your measure of trouble, the answer is Mexico. More specifically, it's Tijuana, followed by Guadalajara, Nuevo Laredo and, across the Atlantic, London.

That's the upshot of a new tally by the U.S. State Department tracking arrests of Americans abroad last year.

The news doesn't seem to be any surprise in Tijuana, where 520 Americans were arrested in 2006.

"I've seen this happen ever since I was born," Juan Saldana, marketing manager for the Tijuana Convention & Visitors Bureau, said with a sigh.

The top 10 cities where Americans were arrested, and the number taken into custody:

1. Tijuana: 520






, ,

22 de noviembre de 2007

a pinche raza caliente



Hijos de toda su rechi, dejen el pito y la panocha en paz ya, no cabemos en nuestro pinche país y aún así andan de jariosos, calientes y a ver 'on meten el puto pito.

La verdad, dejen que el pito descanse un poco y que la panocha se tranquilice.

No hay que cojer tanto, masturbense mejor, háganse una chaqueta, una puñeta pero no dejen que los mecos terminen chingando al país, por el bien de la patria, mejor métanse un dedo por el pinche culo para que sientan lo culero que es la vida o chinguensen un mariquita por ahí o una marimacha pos que.

Pinches mexicanos calientes, que no saben que al meterle el pito a una panocha o una panocha en un pito, que es casi lo mismo, hay riesgo de que nazca un huerquito en la pobreza? No sean cabrones hijos de toda la chingada, mejor jalensela ya, o por lo menos usen condones, no cabemos en nuestro país, no chinguen con sus pinches calenturas a México, la verdad. Dejen de cochar, dejen de ser tan cachondos, si así no sabemos ni que hacer para salir adelante ahora cojiendo a lo pendejo aun menos.

Dejen la verga en paz, dejen la panocha en paz, que si no, les hecho un balde agua helada desde Suecia para que se calmen perros hijos de la chingada. Dejen de culiar tanto, a qué vergas, nada más porque se les calienta la pepa o se les para la verga quieren que la patria pague por sus pinches caldeadas, vamos a la verga pos que .... chinguense un puto mejor, le sale mejor y barato a la federación.


, ,

21 de noviembre de 2007

Considero que lo que voy a escribir no le hará justicia al verdadero sentimiento que cundió por el momento de su incepción, aun así lo haré. Sentía la boca seca y mis cachetes arder un tanto, eran las 7 de la mañana y salía de casa al trabajo. De reciente para acá tomó todos los días, tres, cuatro cervezas y unos traguitos de whisky mientras termino los labores del día o me siento, como se ha venido haciendo rutina también enfrente de la computadora para entretener la vista. El aire gélido repegó en mis mejillas refrescandolas del calor de la resaca rutinaria y me sentí fresco, un nuevo amanecer, vi la nieve y la capa de hielo que le cubría, mantel sin duda de las temperaturas bajas de la noche anterior. La diferencia entre nieve fresca es que es más manejable, se puede hacer con ella, esta cruje bajo mis pies. Me dejo abrazar por lo helado y me desabrocho la chamarra de piel que por perder unos kilitos los últimos meses atrás me queda un tanto grande ya.

Un nuevo amanecer, siempre he sido afín a los nuevos amaneceres, de hecho es lo único que me ha salvado de un vicio maligno ya que aborrezco amanecer sin poder sentir la mañana en mi. El principio es esencial. Los bosques al fondo dejaban entrever los pinos cuya presencia desvanece durante presencia del abedul en plena flor. Hoy está desnudo el abedul y los demás, se dejan ver los verdaderos dueños de la naturaleza por estos lares, los pinos cuya silueta domina el horizonte. Hay un tanto de vapor, estará templado el clima. Las nubes no dejan pasar los rayos del astro mayor. Mi proceder a la parada del autobús es brutalmente detenida, mi vista recae en otras personas que aguardan la llegada del autobus, nadie habla, una sonrisa, algunos estudiantes tiemblan de frío y mi vista recae de nuevo en el abedul que suelo fijar mi vista para despejar los minutos que se avecinan, sin hablar, sin converdar más que mis pensamientos estos.





, ,

18 de noviembre de 2007

punto A y punto B

Estoy casi seguro que la tarde aquella pintaba como esta. Gris, como queriendo hacer un poco de brisa y la luz del día en su punto entre la noche y el día. La arena de la costa cubría la mayor parte de nuestros pies y cada que se secaba se acercaba una ola para empapar de nuevo los pasos que dábamos. El fruto de esta conversación tuvo lugar justo cuando detectamos que hacía una pizca de frío ya y nos acercamos, sentí su cuerpo femenino repegarse hacia mi, y como nunca reparé en que las emociones corrieran su propio curso, cuando rocé su seno las bestias de mi sexualidad dieron rienda suelta a un sinfin de fantasías sexuales.

Y henos tirados aquí, en mi piso, tu a un lado durmiendo y yo mirando la luna a través de mi ventana. Hace frío de nuevo. Mis ojos recaen en ti, recorro las curvas de tu cuerpo y remojo estos deseos de nuevo.

tocaba con sus rayos plateados el grano de arena que enfoqué con mi vista. La arena respiraba agua, sentí la sal del mar empaparme y la piel hundirse bajo un fondo efímero. Me bañe bajo esa luna como fiera incontrolable.

loable labor de amor oasis en el mar del desierto nuestro
cuyo rocío yacía presto aportar
no ya esperanza
sino aliento
lento proceder
que cede
vida
e
ida
fuerza
al ímpetu

    tunuestro

saldo rojo


Ay Dios mio,
te voy a pintar una imagen
llena de sangre
como a ti gusta el rojo
que brilla
corre como un río
y dibuja una imagen
la mia
la tuya
y hemenos
du och jag.

En ese espacio cabrá la luna
esa
que anuncia
que vendrás
con ese mal

.

El mantel será la tierra
que mancharon
tus soldados
aquellos fervientes
que usan tu nombre
para derramar
oro
plata
diamantes
petroleo
en un mar de ambiciones
on' nada
inocencia
cuyas vidas a la Pollock
se estrellan
con el cielo
on' haz de salir.

Y escupiré
estas palabras
al lienzo
de nuestras vidas
con el color de la bilis
amarillo
amargo
sabor
que
pintan el corazón
en la niña de mis ojos.

Y por si no entiendes, Dios mio, eres un masoquista hijo de puta.


, ,

14 de noviembre de 2007

stalking diogenes


para qué me haces sentir el miedo ante lo eminente

tan pequeño que eres sentimiento de temor

te puedo localizar: estás un poco más abajo de mi corazón y brillas como un punto, qué ironía, que anuncia el fin.

te saco con estas palabras: con el nombre de las letras

con la vista de mis ojos

y con mis dedos tecleando, conjuro tu salida de mi cuerpo.

¿Qué acaso no sabes que soy mexicano?

te burlas de mí porque soy del norte

porque esas tradiciones mexicanas nada más no llegaron a ser parte de mi cultura, demasiado gringo para ser mexicano, de esos de los buenos.

un vil pocho que teme la parca.

pues si bien no tendré esas costumbres tengo la costumbre de chismear todo lo que ocurre dentro de mí, y mira, ¿ahora qué mello me hace sentir ese brillecito latoso en mí cuando ya todo mundo sabe que me acechas?

Pero aún así te mofas de mí, pues lo que buscas no es mí muerte carnal, sino un poco de honestidad.

Que perezca lo falso. Esa luz sólo quiere brillar un poco.

Me acusas de mentiroso, que no me aguantas ya, que es imposible seguir viviendo con una falsa fachada. Por eso me persigues, tu silueta carga una daga de obsidiana.

Quieres jugar con las patrañas de una mitología absurda de los aztecas y llenas las horas que me resguardan del momento que tanto anhelas para arrancarme el consciente con otras tantas del mediterraneo viejo, me persigues porque el que amenaza no eres tú.

Heme libre sin yugo alguno más el hecho de ser del Norte mexicano.

Yo soy quien es tu fin.


, ,