Este blog solo funcniona como archivo. El nuevo blog se encuentra en yonderliesit.org/aztlan.

11 de junio de 2004

Prufrock pasando de largo por el Wasteland



Cuando la noche cayó ese día brilloso del 6 de Agosto de mil novecientos veinticuatro las rendijas de las cortinas se desmayaron ante la falta de un rayo de amor, simplemente no había ojos que las notaran. Astudillo, José (1897-1943), de su novela “Si la oscuridad tuviere ojos para verme mejor reflejado en ellos” (1936, Venezuela)

Como planta que ansea un poco de sombra ante la incesante calor del viento que norteafricanos mandan via el sur Europeo y bajo nombres exóticos como sirocco, se procuraba imaginar un oasis que nunca salió de la realidad para darle paso a la fantasia que tenía delante de sí, perdón dijo, “es que ando un poco lento”. En el paraje, el agua se deslizaba, poco a poco, pues sólo rociaba mañanas así de pasito, con brisita y de sus labios partidos crujió una lamentación en D con todo la intensidad de sus 293.66 hertz: “tláloc, hijo de puta”; luego las palmas de sus manos se juntaron para reunirse en su pecho mientrás su cabeza se inclinaba hacia el suelo y los párpados caían clausurando todo a su alrededor. Tenía sed de venganza y los estruendosos gritos que el tormentoso dolor le hacían pegar al cielo se hicieron un plegario de peticiones aconfesionales en su más íntima privacidad, ya en su templo, su fervor lo acerco a la oscuridad de sus cavidades cerradas y siguió subyegado a los intensos deseos de su alma y los obstáculos que su cuerpo y mente le ponían delante para hacerle perder los estribos amén de su ser.

Por un momento, mientrás alzaba la vista sin abrir los párpados y después de aquella entrada de rodillas (como un ex-voto sin haberse nunca cumplido) a su templo mayor, vio nubes desvanecerse ante la inmensa fogata que salía desde el infinito rincón de su universo. 9 ideas surguieron alrededor de su cabeza, nueve nuevas sandeces se dijo con silencio, ante sí mismo, en ese desierto donde la población se alzó de las rocas refrescantes para ver que se vislumbrada en el espejo de las ondas cálidas los cuales a veces semejaban un paraiso intruso y ajeno a ese mundo, después sintió/penso sin palabras, sí, esos vientos, esas nubes, perecen también y asintió sin más esfuerzo que la mirada de sus ojos ya abiertos. Contemplo las raíces de unas gardenias y como se extendían por todo su lecho y la extensión de la raíz de una mala yerba por otro lado.