Este blog solo funcniona como archivo. El nuevo blog se encuentra en yonderliesit.org/aztlan.

10 de enero de 2004

Increiblemente no tengo mucho que decir hoy. Estoy saturado dentro de mi. Las palabras me fallan o yo les fallo. En un intento de querer escribir descubro que no tengo ni la menor idea de lo que quiero escribir. Lo que quiero es no escribir, pero heme aquí, tallando estas letras para ver si saco un mensaje como remover polvo de un viejo artefacto para distinguir algún intento de comunicación.

Uno, dos, el que sea, lo que sea, lo necesito pero no tengo tema para hablar ni la menor idea que desarrollar más que la inercia que me incumbe. Las palabras parecen solo girar hacia un entorno, un circulo, un centro dando vueltas sobre el mismo tema. No tener nada que escribir; así es a veces, cuando mas quieres escribir no hay nada de que escribir. Una opinion me falla, las letras de otros me fallan. No me conmueven pero mis dedos, esos a quién los convece de que no hay nada de que escribir? Qué quieren sentir mis yemas al teclear? Les reclamo en mi, porque mejor no escriben a mano? Eso es lo que más les resiento. Si es que tienen vida propia pues, pues mis dedos son los que llevan el ritmo del a estructura de este sinquerer sentimiento de no querer escribir, mi mente, mi cerebro cosas opuestas? Qué me quiere decir mi mano con la ayuda de los dedos? Quizá sea tan sólo un placer al deletrear cada palabra, formar frase tras frase, sentir en mi la formulación de un mensaje, formular una idea, escribir una mentira, una verdad, una invención, ficción.

Cómo se callan a los dedos?